Referencia mundial en redes sociales, más de 1350 millones de usuarios y supera a Google en número de visitas diarias. Pero… ¿realmente merece la pena promocionar mi negocio en Facebook?
En Hasta en la sopa le hemos estado dando vueltas y éstas son nuestras conclusiones;

1- El usuario que entra en Facebook es reacio a abandonar la plataforma. Es decir, a diferencia del navegante de Google ( proactivo a pinchar enlaces externos por tratarse de un buscador) , el de Facebook demanda entretenimiento, interacción social, chatear o “cotillear”.

Normalmente la compra no suele entrar en sus planes.

2- Diferencia clara entre publicación sugerida y anuncio. La primera aparecerá en el timeline del cliente potencial y convivirá con las publicaciones de sus amigos. Es cierto que aporta mucha visibilidad, pero muchas marcas han conseguido el efecto contrario al deseado saturando al consumidor.

3- Facebook y Twitter han creado una nueva profesión muy demandada por las grandes empresas; Los influencers.
Personas con mucha repercusión, credibilidad y reputación contrastada en redes. El inconveniente es que son pocos y están muy solicitados.

4- Lo más positivo y valioso de publicitarse en Facebook es sin duda el feedback instantáneo. El gran poder de la herramienta en el aspecto social, llevado al terreno empresarial.

Nuestro consejo a la hora de realizar una acción de marketing online es valorar todas las opciones que hoy en día se nos ofrecen (Google adwords, directorios privados, banners colaborativos…) y estudiar detenidamente cuál es nuestro objetivo.
En nuestra modesta opinión facebook es una herramienta muy recomendable para realizar branding y no la más adecuada para la conversión de la venta online.

By | 2017-06-07T11:30:53+00:00 marzo 2nd, 2015|Artículos|